En la feria

Ayer estuve en la feria de Sevilla, mi hermano me lleva invitando unos años pero nunca aceptaba la invitación y lo evitaba, esta vez conseguí superar mis miedos irracionales y fuí.

No me agradaba la feria de Sevilla, es mucho más grande y masificada que la de mi pueblo, es un entorno que no conozco, gente que no conozco, razones por las que me sentí intranquilo, donde la gente va a pasarselo bien para mi es a priori un entorno hostil.

A pesar de todo, al poco de llegar empecé a pasarlo bien. Fuí capaz de socializar mínimamente y bebí cerveza en cantidades industriales (el alcohol aunque esté mal decirlo ayuda con la fobia social), creo que fuí consciente de que la gente va a la feria a pasarselo bien, no se van a fijar en ese fóbico social que se siente totalmente fuera de lugar y bajo ese razonamiento me sentí agusto.

He notado mejoría en el ámbito social por mis logros en el último año, de eso no tengo duda.

También tiene su aspecto negativo: cuando estás con gente socialmente activa que sabe disfrutar de la vida plenamente con otras personas, pierdo el velo que tengo ante mis ojos, me doy cuenta de todo lo que he perdido por haber sufrido fobia social durante toda mi vida, del retraso que llevo respecto a otras personas.

A parte tengo que seguir luchando conmigo mismo, contra una inercia que me lleva a la soledad, es agotador… aún así ayer estuve en la feria y estuvo genial, sigo luchando y ganando batallas…

 

 

 

Anuncios
Publicado en Experiencias, Fobia social, Optimismo | Deja un comentario

Reflexiones sobre el suicidio

Hoy he tenido un día de mierda, es la principal razón por la que escriba sobre un tema tan tenebroso.

En días como hoy desaparece el velo que tengo en los ojos, veo con claridad el desastre de ser humano que soy, en todos los aspectos.

Me veo con 34 años y no se como he llegado hasta aquí, era relativamente fácil hacerlo mejor, supongo soy experto en hacer difícil las cosas fáciles. Me veo como un ser humano fallido en lo personal, en lo sentimental, en lo profesional y en todos los putos  -al que existan.

En momentos como este, fantaseo con escribir una carta de despedida, entrar al cuarto de baño, meterme en la bañera con agua caliente, casi hirviendo. A continuación coger un cuchillo y rebanarme las muñecas, a pesar del dolor físico intentar relajarme en el agua caliente. Pensar en lo buenos momentos de mi vida: la infancia, con mis padres paseando por Sevilla o comiendo en un japonés, con mis amigos jugando a la N64, con mi primo tomando cervezas…

Casi sería una muerte poética, al estilo del replicante Roy Batty y sus lágrimas en la lluvia.

Por suerte o por desgracia, no creo en otra vida, aunque esté de mierda hasta el cuello este mundo tiene más posibilidades que el macabro cuerpo inerte en una bañera roja.

Soy un cobarde, no me atrevería a hendir un cuchillo en mi propia carne, si un día estoy tan desesperado como para intentar quitarme la vida no sería nada valiente ni poético, probablemente optaría por un coma etílico.

Cuando era pequeño y escuchaba sobre personas que se habían suicidado, me parecía inexplicable como alguien podía llegar a ese punto, con los años no me parece una idea tan descabellada.

No voy a quitarme la vida pero no creo que sea necesario estar falto de cordura para hacerlo, sólo sufrir sin medida, yo no he llegado a ese punto.

Publicado en Pesimismo, Reflexiones | Deja un comentario

Utilidad de las frases inspiracionales o motivadoras sobre fobia social

Hoy pensaba sobre las frases motivadoras que tanto frecuentan facebook y me ha venido a la cabeza las frases de superación o motivación que comparten en el grupo de facebook de AMTAES.

Me parece genial y valoro que la gente comparta sus propias reflexiones sobre como vive la vida y cómo supera o lucha cada día contra sus demonios, valoro algo menos las frases inspiracionales encontradas por internet, que son vacuas y no transmiten nada.

Pero en cualquier caso, pienso que este tipo de frases y reflexiones (salvo algunas quizás muy concretas) no sirven de nada. Aunque sea una reflexión que contenga una verdad para superar nuestros problemas, aunque en un primer momento nos inspire y veamos la razón en ella, si en el momento de leerla no nos hacemos el firme proposito de hacer algo real por superar nuestro trastorno y no comenzamos a hacerlo en un plazo de 30 minutos, dicha reflexión/frase saldrá de nuestro oido tal y como entró.

En facebook o en cualquier otro medio tecnológico podrás encontrar apoyo, comprensión y cierto consuelo. Pero no te engañes creyendo que vas a encontrar una solución aquí,  sólo hay una cosa que realmente sirva: ACTUAR, EXPONERSE, levantate de tu silla y haz algo, queda con los de tu GAM (Grupo de Ayuda Mutua) si aun no te has atrevido a hacerlo, busca ayuda profesional si aún no lo has intentado, apuntate a un grupo de senderismo, a un grupo de pintura o a un grupo de cualquier cosa.

Intenta cambiar el terreno de tu lucha, debe pasar de tu cabeza al mundo real, en tu cabeza la batalla ya está perdida.

 

 

 

 

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

La marea

Hay días como hoy que siento que vivir en el sistema que rige nuestras vidas y vivir con fobia social es estar atado con demasiadas cadenas.

Te levantas cinco días en semana para ir a trabajar, la ansiedad anticipatoria te invade y te quema por dentro. Llegas a la oficina y durante horas tienes que solucionar problemas, lidiar con personas, con clientes histéricos, te estresan y te vuelan la cabeza. Te sientes mal porque tu nula asertividad provoca que no puedas defenderte aunque tengas razón, estás indefenso.

Sales del trabajo sin fuerzas, con la cabeza quemada, llegas a casa y lo último te apetece es luchar para superar tu fobia social y enfrentarte a tus demonios. Ver una serie, escuchar música, encender la play, emborracharte con alguno de tus pocos amigos… cualquier cosa con tal de evadirte de la realidad y así van pasando los días y la vida.

Es como si estuvieras mar adentro, intentas sacar la cabeza y nadar hacia una orilla que ni siquiera ves, pero siempre hay una ola que te golpea, fobia social, depresión, estrés, la vida, llámalo como quieras, a lo sumo puedes sacar la cabeza del agua para respirar hasta que otra ola te golpea y te hunde.

Siento que entre la fobia social y el sistema en que vivimos, tengo nulo control de mi vida, lo que no controla el sistema lo controla mis miedos, puedo elegir la marca del smartphone que voy a comprarme o si esta noche voy a beber erdinger o westmalle, pero las decisiones importantes están fuera de mi control, sigo bajo la marea, arrastrado por la corriente y respirando de vez en cuando para intentar no hundirme.

Publicado en Pesimismo, Reflexiones | Deja un comentario

Malditos despertares

De un tiempo a esta parte, despertar por la mañana de lunes a viernes es de los momentos más horribles de mi día a día, nunca ha sido una maravilla tener que levantarse un lunes  pero esto es diferente.

Seguramente habré dormido durante siete u ocho horas pero me despierto agotado, me duele el cuerpo ( un dolor que no tengo al levantarme en fin de semana, aun después de una noche de largas cervezas),  es un dolor que procede de mi mente, no de mi cuerpo.

Me despierto en shock, consciente de tener que afrontar mi vida durante un día más, afrontar problemas, afrontar personas, deseando tapar con fuerza mi cara entre las sabanas y seguir durmiendo.

Tras diez o quince minutos de ligeros espasmos, maldecir mi suerte a los siete infiernos y resignación, me levanto.

Mi cara es un poema durante hora y media, aproximadamente hasta el momento en que entro por la puerta de la oficina, momento en el que tengo que ponerme la máscara y aparentar que no tengo problemas y que soy feliz.

 

 

 

Publicado en Reflexiones | Deja un comentario

Sentido de pertenencia

El otro día pensaba sobre el sentido de pertenencia a un grupo. Uno de los factores que más une a las personas.

A todos nos gusta sentir que formamos parte o pertenecemos a algo, un equipo de fútbol, una nación, una religión, un club, una asociación o un grupo de amigos.

Dos personas pueden ser completamente desconocidas entre si pero si son conscientes de que pertenecen a un mismo grupo, automáticamente tienden a caerse un poco mejor. Dos sevillanos se conocen en Barcelona y ya tienen algo en común para empezar con buen rollo, algo de lo que empezar a hablar, si los dos son del Betis ya ni te digo.

Quizás el sentido de pertenencia es uno de los pilares fundamentales de socializar con otras personas.

Creo que buena parte de las personas que sufrimos de fobia social sentimos que no pertenecemos a ningún grupo, nos sentimos desubicados cuando estamos ante un grupo de personas.

Sentimos que no encajamos en ningún grupo de personas y ahí entra en juego AMTAES, una asociación donde los fóbicos sociales que sentimos que no pertenecemos a ningún sitio, podamos sentir que pertenecemos a un grupo.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Miedo

“grito fuerte para no pensar,
pero resulta tan difícil escapar
del pasado que me empuja
de costado y me hace tan
difícil caminar”

Quedan solamente dos sesiones para que termine mi terapia.

En Julio mi psicólogo me dijo que ya no tenía fobia social, es cierto que he dado pasos de gigantes, he hecho cosas que no me hubiera atrevido hace un año, pero no creo que esté “curado”, no se si hay “cura” (lo pongo entre comillas porque no considero la fobia social una enfermedad sino un trastorno).

Durante estos meses de terapia he sentido que tenía un camino que seguir, que no estaba perdido. Sentía que por primera vez estaba haciendo algo para luchar eficazmente contra esta mierda,  he sentido que he roto buena parte de mis limitaciones.

Este camino que he seguido desde febrero se está diluyendo, se me da bien seguir un camino cuando alguien me lo marca, ya sea en una terapia, una academia o un jefe. Pero la terapia se acaba, cuando no hay guía y el camino depende únicamente de mi puto criterio todo tiende a irse a la mierda.

Los psicólogos están para ayudarte a superar un problema, no para guiar tu vida, eso lo tengo claro.

Quizás sea señal de que pensar por mi mismo se me da realmente mal o que mi falta de autoestima hace que no me fie de mis pensamientos.

Llevo unos días malos, un par de semanas en realidad. Veo con pesimismo mi futuro, el “Yo racional” parece una maraña de mentiras que me digo a mi mismo con el objetivo de sobrevivir y no darme razones para sentirme desgraciado, condenado a una existencia de soledad, autocastigo mental y ánimos cambiantes.

En estos momentos la reestructuración cognitiva, el “Yo racional” y el “ya no tienes fobia social” saltan por los aires.

Estos días siento que no puedo más, llego al aparcamiento del trabajo y me quedo unos minutos dentro del coche, respirando.

Tengo miedo de que todo haya sido en vano.

 

 

 

 

 

Publicado en Pesimismo, Reflexiones | Deja un comentario